Grupos de investigación
Sociología de lo simbólico
Presentacion
El grupo Sociología de lo simbólico centra su atención en el análisis de lo simbólico y lo artístico, básicamente en cuanto fenómenos sociales que orientan la cotidianidad. En tal sentido, este grupo constituye un espacio para la investigación acerca de lo cultural, aunque no en su mera manifestación estructural-estática, sino más bien en la forma de red de significación conservada, enriquecida y transformada por intermedio de las prácticas sociales. Se busca estudiar estos fenómenos y aportar a la generación de nuevo conocimiento; pero, de igual modo, también se apunta a contribuir al proceso de formación de nuevos investigadores. ¿Sociología de lo simbólico¿ busca convertirse en una escuela de pensamiento que dé cabida a la diversidad de opiniones; basada ciertamente en el trabajo grupal para la obtención de productos igualmente grupales, pero que a su turno potencie el desarrollo individual de cada investigador y la conformación para sí de un criterio autónomo. Tender redes interinstitucionales es una de las herramientas a las cuales se acude para alcanzar dicho propósito; empero, el trabajo con nuevos investigadores (estudiantes) adquiere marcado relieve en esta propuesta colectiva. Son ellos los llamados a renovar de continuo el quehacer investigativo; es a abrir las puertas a sus innovadoras ideas a lo que se aspira con la consolidación de nuestro grupo de investigación.
Líder
Sedes
Bogotá
Dependencias
Facultad de Ciencias Humanas Bogotá
Planes de estudio
  • MAESTRÍA EN SOCIOLOGÍA
Agendas de conocimiento
Arte y Cultura
Áreas OCDE
Ciencias sociales - Sociología
Lineas de investigación
  • SOCIOLOGIA DE LO SIMBOLICO
  • SOCIOLOGIA DEL ARTE
Enfoque estratégico
El análisis del fenómeno simbólico tiende por momentos a caer en una suerte de internalismo, en donde resultan soslayas la condiciones sociales que posibilitan y dan forma a su surgimiento. De hecho, otro tanto se observa en el caso de la apreciación de las expresiones artísticas, en donde además, y de manera reiterada, parece asumirse acríticamente la diferenciación entre arte formal y arte informal. Surge entonces el siguiente interrogante: ¿cómo abordar de manera diferente la cuestión de la cultura (entendida como red de significación que incluye lo simbólico y lo artístico)), sin caer en internalismos, sin reducir tampoco la cuestión a una mirada contextualista y sin perder de vista que, antes que nada, representa una herramienta para la práctica social? Allí el grupo entra a analizar esta serie de fenómenos teniendo presente los siguientes parámetros: 1) El objeto de estudio, aunque dotado socialmente de una significación inicial (que percibe el investigador en un primer momento), no está en posibilidad de aportar mayores elementos de juicio si se le analiza aislado de los contextos de interpretación. Así, por ejemplo, una obra de arte no comprende el exclusivo momento de inspiración y la creación, sino que además exige de la interpretación, la crítica y, particularmente, de una relación bidireccional entre productor y consumidor. 2) La significación que alcanza generalidad en un contexto social, y que en esa medida se constituye en símbolo, no es una mera definición. Se trata más bien de un sentido que sólo fluye por vía de las prácticas sociales, y que de igual modo apareja una acto de valoración. Pero valorar no es otra cosa que una manifestación de poder, la posibilidad de imponer un juicio y gozar de legitimidad para sostenerlo. En ese sentido, abordar críticamente un símbolo plantea la exigencia de verlo desde el punto de vista de las relaciones sociales (particularmente las interacciones), y concretamente de las tensiones que dan asiento a la lucha por alcanzar mejores posiciones en en un juego atravesado de principio a fin por la competencia. 3) El objeto, si bien dependiente de su vinculación con el contexto para emitir una significación, en la investigación debe ser recuperado en sí-mismo, dado que su propia forma arroja información fundamental sobre su autor. En el fondo subyace una tensión entre este autor, que a través de determinados canales intenta transmitir una significación (intentio autoris), y el intérprete, que juega siempre con cierto margen de discrecionalidad para darle un sentido al producto (intentio lectoris). Así, las cosas, el acercamiento del grupo a su objeto de estudio (lo simbólico y lo artístico) tiene como base la recuperación del "ciclo de significación". Ver la obra (y no sólo mirarla), buscar en ella a su autor, apelar al público, ver las corrientes de institucionalización que inciden en la conformación de lo cultural, todas ellas son instancias a las que es preciso acercarse. A su vez, hay que tener presente que es la vida cotidiana la que se convierte en objeto de estudio, y que es con relación a ella que cabe ver cómo lo simbólico y lo artístico, en relación con agrupaciones sociales específicas, se convierte en punto de partida para configurar: prácticas sociales, en un alcance inmediato; memoria colectiva y estructuras, en un alcance superior a las vivencias individuales.
Prioridades de investigación
El análisis de lo simbólico será abordado en buena medida a partir de la cuestión del arte, pero además incluirá otra serie de fenómenos que planteen el problema de la institucionalización. Así, pues, habría que tener presente que no interesa aquí hacer una especie de "historia del arte", ni tampoco de abordar fenómenos de orden simbólico en sí mismos. Interesa en cambio ver unos y otros a la luz de la estructuración de prácticas sociales, de la reproducción y transformación de significaciones con asidero en la cotidianidad. Se priorizará, en tal vía, el estudio del objeto (simbólico artístico) en espacios concretos de ejecución e interpretación. ¿Cómo una determinada composición musical pasa a convertirse en parte de la rutina de las personas de una agrupación determinada? ¿Cómo un concepto como ciencia, si bien hoy día reglado y estandarizado en muchos aspectos, es afirmado, enriquecido, redefinido o soslayado en los espacios en que son desarrolladas actividades científicas (la ciencia más allá de la definición, la ciencia como acción)? ¿Cómo se construye la concepción de arte en un grupo en específico y hasta qué medida entra en tensión con lo denominado como "arte formal"? ¿Cómo son construidos espacios alternos de expresión cultural, sean contrarios o simplemente disidentes respecto a los que podrían pasar por legítimos? Son preguntas de este tipo las que orientarán el trabajo del grupo. Desde luego, no se descarta que las reflexiones conduzcan a planteamientos de alcance general en lo que concierne a su capacidad de análisis; pero el esfuerzo se centrará en estas cuestiones que, lejos de banales, revisten una enorme importancia a la hora de comprender eso denominado como "sociedad".
Perspectiva interdisciplinaria
La disciplina base del trabajo en el grupo, como podrá observarse, es la sociología. Sin embargo, hay que decir que el objeto de estudio que hemos seleccionado nos exige enriquecer esta conceptualización con otros elementos. Así, verbigracia, la filosofía y la estética mucho tienen para aportar a la reflexión sobre los objetos culturales (no sólo los manejados por el "arte formal"); la lingüística y la semiótica resultan imprescindible si se intenta hablar con fundamento sobre la cuestión de la significación; el arte, en cuanto disciplina, nos conduce a ver con mayor detalle la tensión entre lo estético y lo artístico, a su vez que da curso a la crítica y la valuación como actividades imprescindibles en el acercamiento a los objetos culturales; y al acercarnos a los públicos la antropología resulta una perspectiva, por decir lo menos, afortunada. Lo anterior deriva consecuentemente en la configuración de redes. Por un lado, hay necesidad de "salir" de las fronteras del Departamento de Sociología (FCH), para encontrar apoyos en otros departamentos de la Facultad y, más aún, en otras facultades. "Sociología de lo simbólico", de igual modo, puede beneficiarse de la experiencia de grupos de investigación mayor trayectoria, siendo allí donde alianzas y proyectos conjuntos pueden llegar a ser de utilidad en ese sentido. Un robustecimiento del grupo propiciará el que, además de consolidarse dentro del Departamento de Sociología y dentro de la misma Universidad, pueda aspirar a tender redes con universidades de la región latinoamericana y de otras partes del mundo, al menos en dos sentidos: 1) apoyando a estudiantes vinculados al grupo a que cursen estudios de posgrado en el extranjero en áreas afines a lo simbólico y lo artístico; y 2) favoreciendo la movilidad académica, de manera tal que docentes y estudiantes de otros países puedan venir a compartir sus experiencias, y de igual modo integrantes del grupo puedan viajar al extranjero para hacer otro tanto. Será ésta la manera como podrá pensarse más adelante en la configuración de alianzas inter-institucionales internacionales, que redunden, entre otros, en el desarrollo de proyectos colectivos, el mejoramiento de la vinculación de la Universidad con otras instituciones de educación superior y el avance en la producción de conocimiento.
Integrantes
Proyectos
Productos
  • MAX WEBER. SIGNIFICADO Y ACTUALIDAD (CAPÍTULO DE LIBRO)
  • LA SOCIOLOGÍA EN EL CAPITAL DE KARL MARX (LIBRO)